Tradiciones que se dejaron de usar

EL VELO

Años atrás era un deber de la novia portar un velo blanco transparente que le cubriera por completo el rostro. El velo era un símbolo de pureza y de juventud, y era el novio el único que podía levantarlo una vez que el cura anunciara que ya eran marido y mujer.

Hoy en día el velo es una tradición prácticamente olvidada. Si bien todavía algunas novias lo utilizan, probablemente sea más por una cuestión estética que por el significado del mismo.


DÍAS IDEALES Y PROHIBIDOS PARA CASARSE

El dicho reza “martes, no te cases ni te embarques”. Se creía antiguamente que casarse un martes era un mal augurio. ¿Por qué? Porque Marte es el dios de la guerra. Pero también se creía que los mejores días para casarse eran los lunes, por la invocación a la luna y a la fertilidad, los viernes, por ser el día de la diosa Venus, representante del amor verdadero, y los domingos, por simbolizar al sol y a la felicidad. Hoy en día los novios se casan en el día que más les guste y/o les convenga, sin mirar estas supersticiones antiguas.


ALMENDRAS

Esta tradición seguramente no la conocías. Años atrás, los novios eran convidados con almendras por los invitados. Estos frutos secos simbolizaban fertilidad, felicidad y longevidad. Comerlas no solamente ayudaba a atraer bonanza sino que además era un gesto amable con los invitados.

NO REGALAR CUCHILLOS

Si bien en una época los novios, como se casaban antes de irse a vivir juntos, necesitaban todo tipo de cosas para equipar su hogar, había algo que nunca debían regalarles: cuchillos. Se creía que recibir tal regalo era sumamente fatal: simbolizaba que el matrimonio tenía fecha de vencimiento. Por eso, si alguno regalaba un cuchillo a los novios, ellos debían darle una moneda a cambio. Así se trataba de una compra, y no de un regalo.


LOS VESTIDOS DE LAS DAMAS DE HONOR

En una época las damas de honor debían vestirse parecido a la novia. ¿Por qué? Era una estrategia para distraer a los malos espíritus y evitar que echaran una maldición en la mujer más importante de la ceremonia. Hoy esto cambió radicalmente y las damas de honor tienen un vestido diferente. Es más: si no sos la novia, llevar un vestido blanco está mal visto en los casamientos, ya que parecería que estás tratando de quitarle protagonismo.


CLÁSICOS QUE ESTÁN CAMBIANDO

La ceremonia en la iglesia está siendo desplazada por una ceremonia más familiar e íntima, sin implicancias religiosas. Cada vez hay menos vestidos blancos y se opta por colores más disruptivos. El vals también está desapareciendo, aunque muy de a poco. Estamos asistiendo a un cambio en las tradiciones de boda. Depende de cada pareja y de sus gustos cuáles querrán conservar, y cuáles definitivamente van a mantener.