¿No te propone casamiento? ¡Proponéselo vos!

Se conocen desde hace años. Viven juntos desde hace un montón. Son súper compañeros. Se aman. Se respetan. Quieren pasar el resto de sus vidas juntos. Tienen planes en común. Alguna vez han pensado en tener hijos, quizás más adelante. Alguna vez han pensado en casarse, pero esa conversación queda “ahí”. Nadie se anima a seguir hablando del tema, vaya uno a saber por qué. Pero todo lo demás está, son una pareja sólida y llena de amor.

No se dan una idea cuán frecuente es esta situación. Lo tienen todo… ¡menos el anillo!

Muchas mujeres, sintiendo que la responsabilidad de plantear el compromiso y preguntar la famosa frase “¿Querés casarte conmigo?” es pura y exclusivamente del hombre, se desesperan porque esa pregunta nunca llega. Y tenemos noticias para ustedes: La enorme mayoría de las veces no es que nunca llega porque el hombre no las quiere tanto, o no está seguro, o no siente que quiera convertirse en un hombre casado. ¡Nunca llega porque no es algo que necesariamente le quite el sueño, o porque le cuesta un poco ver más allá de la situación actual!

Pero, no hay que desesperarnos. Por suerte estamos en el siglo veintiuno, la igualdad de género está cada vez más cerca, la mujer está arrasando en todo lo que hace… ¿De verdad tenemos que sentarnos a “esperar” que pase una propuesta de matrimonio? ¿No es hasta un poco “machista” pretender que sea el hombre el que de ese gran paso?

Desde P&S, creemos que sí. Que es momento de que la mujer vaya por todo lo que ella quiere, incluso el casamiento. Y definitivamente la propuesta ¡forma parte del paquete! De manera tal que, si te sentiste identificada con el texto del primer párrafo de esta nota, te queremos alentar a que lo hagas. ¡A que seas vos la que le proponga casamiento! Tenés muchas maneras de hacerlo: a continuación, te sugerimos algunas.


Frontal y sencilla: “Estuve pensando que estamos tan bien juntos, me gusta tanto todo lo que nos está pasando, y la verdad es que siento que sería lindo que demos un paso más en nuestra relación, sellemos nuestro amor frente al mundo y nos casemos. ¿Qué te parece?”. Así, casual y honesta, con una linda sonrisa de entusiasmo y todo el futuro por delante.


Indirectas directas: Paso 1: “Me gustaría casarme algún día”. Repetir varias veces en distintos momentos, durante no menos de una semana. Paso 2: “Me gustaría casarme PRONTO / A MEDIANO PLAZO / EL AÑO QUE VIENE”. Repetir varias veces en distintos momentos, durante no menos de una semana. Paso 3: “Me gustaría construir mi vida con vos, ME GUSTARÍA CASARME CON VOS”. Repetir varias veces, en distintos momentos, durante no menos de una semana. Imposible no captar esas indirectas-directas, por más que tu chico sea muy distraído.


Para románticos: La típica pedida de mano que vemos en las películas, pero desde la mujer al hombre. Llevalo a algún lugar lindo o cociná algo especial en tu casa. Tené planeado un lindo speech sobre todo lo que lo amás y lo que te gustaría compartir el resto de tu vida con él, armar una familia, completar juntos sus proyectos, etcétera. Finalmente tené preparadas las alianzas, abrí la caja frente a él y hacele la gran pregunta. ¡Imposible decirte que no!