El ABC del anillo de compromiso

Se podría decir que esta nota está más orientada a los futuros novios que a las futuras novias, porque tradicionalmente es el hombre el que elige un anillo de compromiso para dárselo a la mujer de su vida al momento de hacerle “la gran pregunta”. Pero, como todo en la vida, las tradiciones también están cambiando y hoy es costumbre en algunos países que el hombre también lleve anillo de compromiso. ¡Y en muchos casos es ahora la mujer la que pide casamiento! Nos encanta cómo va evolucionando todo. Por eso, para que no te pierdas, acá te contamos cómo elegir un excelente anillo, ya sea que lo vaya a llevar solo la mujer, o si lo van a llevar los dos.


Si lo va a llevar solo la mujer:

De acuerdo con la tradición, el anillo de compromiso debe ser de plata u oro blanco (ya que las alianzas de casamiento son de oro amarillo) y debe contener un diamante. Pero, como ya sabemos, las tradiciones suelen cambiar. Así que lo que sugerimos es prestar atención al tipo de joyas que usualmente lleva la novia. Si prefiere dorado, podemos optar por un anillo de compromiso de oro. Si prefiere plateado, puede ser de plata u oro blanco. Si es alérgica a la bijou, lo mejor es optar por un anillo de acero quirúrgico u otro metal hipoalargénico. Y si el diamante está fuera del presupuesto, hay toda una enorme gama de piedras semi-preciosas para elegir. ¿Las más lindas? Rubíes, esmeraldas, zafiros, aguamarina y circón. Un cristal Swarovski también es una muy buena opción.

Atención: es muy importante que el aura del momento de la petición de mano no se quiebre porque el tamaño del anillo no es adecuado al dedo de la novia. Para que esto no pase recomendamos que, sin que ella se de cuenta, el novio se “robe” alguno de los anillos de la novia y lo lleve al joyero que hará la pieza. Ojo, no tiene que ser un anillo cualquiera: tiene que ser uno que ella suela usar en el dedo anular. Si no hay tiempo para llevarse el anillo, puede tomarlo por un ratito y medir su diámetro.


Si lo van a llevar los dos:

En este caso, el anillo de compromiso funcionaría como una especie de “pre-alianza”. Por eso no es necesario invertir en un material súper caro: dejen el oro y el oro blanco para las alianzas al momento de la boda, y usen por ahora alianzas de acero quirúrgico o plata. En este caso, es importante que el anillo de compromiso sea el mismo para los dos, por ende, el diseño debe ser unisex. Aquí descartamos las piedras preciosas o semi-preciosas, ya que son accesorios 100% de mujer. Quizás pueden crear un diseño entre ambos y entregárselo al joyero para que lo reproduzca, o encontrar una opción en el mercado que les guste a ambos y simplemente mandarse a hacer los anillos en sus respectivos tamaños. Cualquiera sea el caso, algo lindo que pueden hacer es grabar sus nombres en la cara interna del anillo y, si ya saben cuándo va a ser, la fecha de la boda a la manera de promesa.