Checklist para tu noche de bodas

Ropa interior sexy: un clásico, un must, algo que no puede faltar. Es el momento para sorprender a tu flamante marido y mostrarle lo hermosa que sos en la intimidad. Y la lencería sensual es la mejor manera para destacar tus atributos. Un tip extra: si tenés una bata de seda, también llevala. Es una prenda perfecta para estar cómoda en tu noche de bodas, antes y después de sacarte la ropa interior.


Cosméticos: todos los básicos… y los no tan básicos también. No basta con llevar crema humectante y maquillaje. No debés olvidar una loción para remover el maquillaje, algodón, un buen perfume, shampoo y acondicionador (los de los hoteles no suelen ser de buena calidad), jabón neutro, y un elemento íntimo pero fundamental: gel lubricante a base de agua.


Muda de ropa: vas a entrar al hotel con tu vestido de novia y un paquete con ropa interior sexy. No podés dejar de llevar una muda de ropa “normal” para cuando tengas que hacer el check out. Es la primera vez que salís al mundo siendo “la señora de”, así que es momento de lucir un outfit urbano espectacular que muestre a todos lo contenta que estás con esta nueva etapa de tu vida.


Dinero y tarjetas de crédito: seguramente durante tu estadía en el hotel de la noche de bodas necesites algo de dinero para propinas, comer algo del minibar o tomar algo en el bar del lobby. Pero, aquí hay otra idea: ¿y si luego del check out van a almorzar a algún lugar romántico? Una linda manera de hacer que la noche de bodas no termine ahí.


Un bolso vacío: Fundamental. ¿Para qué? ¡Para guardar tu vestido de novia una vez que te lo saques! Cuanto más limpio y prolijo sea el bolso que elijas, mejor; en especial si tu vestido tiene muchas capas de tela o una falda acampanada.


Botellas de agua mineral: este es un tip post-noche de bodas, pero también es un tip pro-economía. Las gaseosas y el agua mineral son algunos de los ítems más sobrevalorados en los hoteles. Y después de toda una noche celebrando, comiendo y bebiendo en tu fiesta, ambos van a necesitar hidratarse. El agua mineral es la mejor opción.


Sandalias cómodas o pantuflas: para moverte dentro del hotel y dentro de la habitación, lo mejor es llevar un calzado cómodo y de entrecasa. Los tacos altos fueron divinos para la fiesta y para lucir tu ropa interior sexy al intimar con tu marido, pero va a llegar un momento en que vas a querer decir “¡Bastaaaaa!” y descansar tus pies.


Traje de baño: en el caso de que el hotel en el que se alojen tenga pileta o jacuzzi, un traje de baño es algo que no debés olvidar. Junto al traje de baño, guardá también un par de ojotas y una toalla playera; por si el hotel no tiene toallas de más para prestarles.