Beneficios de contratar una Wedding planner

A lo largo de todo este tiempo me he dado cuenta que la mayoría de las novias no saben por dónde empezar. Comienzan con la lista de tareas. Elegir la fecha. Consensuar qué tipo de fiesta les gustaría, de día, de noche. Calcular número de invitados y presupuesto aproximado. Buscar y reservar lugar para la fiesta. Invitaciones, diseño. Enviarlas con dos meses de anticipación. Ceremonia tradicional o en el lugar de la fiesta. Buscar y reservar Iglesia, Templo y Registro Civil. Tener en cuenta charlas prematrimoniales, análisis prenupciales. Buscar, seleccionar y contratar todos los proveedores necesarios: Catering, DJ, Barra de Tragos, Ambientación, Foto & Video, Show, etc. Coordinar reuniones periódicas y calendario de pagos. Seleccionar Vestido de novia y accesorio. Contratar maquillaje, peinado, tocado y ramos. Coordinar pruebas. Seleccionar traje de etiqueta y accesorios para el novio. Elegir y comprar las alianzas. Luna de miel y solicitar presupuestos y hacer reservas. Seleccionar la música para la ceremonia, recepción y banquete. Degustación del catering y selección del menú. Confirmar la asistencia de todos tus invitados. Armar las mesas. A los pocos días ya se sienten exhaustas. Entran en crisis y llegan al gran día con un agotamiento y stress en lugar de disfrutar.

La boda comienza desde el momento que toman la decisión de casarse, con los preparativos. Es un camino largo y por eso les aconsejo contratar una wedding planner para que los acompañe durante todo el proceso y así puedan disfrutar juntos al máximo. Los asesorará en la contratación de todos los proveedores necesarios, les conseguirá beneficios, les compartirá su experiencia y know how para que todo salga como fue planeado.

El día del casamiento es fundamental, de gran ayuda a la hora de coordinar todos los montajes, verificar qué es correcto y qué no y, sobre todo, que ustedes disfruten y no estén pendientes de cada movimiento, de cada proveedor, que cumplan con lo contratado, que sean el único punto de consultas de todos los involucrados. Es mejor dejarlo en manos de un profesional con experiencia, que se encargará de toda la planificación, organización, puesta en escena y coordinación del evento. Resolverá imprevistos, sorteará dificultades sin que ustedes lo noten y vivan el momento más hermoso tal como lo imaginaron, sin preocupaciones para eso, es la primera en llegar y la última en irse. Está presentes en el armado, mientras ustedes se preparan, y durante todo el evento hasta que se retire el último invitado.

Algunos días antes de la boda, en lo posible escápense juntos a algún lugar donde puedan relajarse y desconectarse. Volverán con las pilas recargadas para disfrutar al máximo su gran día.