¡Armá un cronograma para tu casamiento!

Si sos fanática de llevar siempre una agenda, o de mirar todo el tiempo tu calendario online para ver qué es lo que tenés que hacer cada día, esta nota es para vos. Y si sos súper desorganizada también. Te vamos a dar tips importantísimos para que puedas llevar adelante la organización de tu casamiento sin olvidarte de nada: Cómo armar un cronograma, una agenda, un day-by-day de los planes de tu boda.


¿Cómo empezar?

En primer lugar, elegí el tipo de cronograma que más te sirva. Tiene que ser una herramienta que uses a diario naturalmente, o que te sea fácil de usar e incorporar a tu rutina. Puede ser tu Google Calendar, puede ser la agenda de tu correo Outlook del trabajo, puede ser una agenda de bolsillo o un calendario enorme de esos que se cuelgan en la pared. Otra opción puede ser buscar alguna herramienta online práctica: nosotros te recomendamos Trello.


Definiendo prioridades y fechas

Una vez que tenés elegido el tipo de cronograma que vas a llevar adelante, es momento de analizar con detalle todo lo que vas a necesitar hacer para tu boda. Armá una lista, lo más exhaustiva posible, y dividila por categorías. Por ejemplo:


VESTIDO: Elegir el diseño del vestido, primer prueba de vestido, segunda prueba de vestido, retirar el vestido.


CATERING: Elegir proveedor de catering, ir a degustación de catering, confirmar qué tipo de menú querés, avisar al proveedor sobre la fecha y el lugar de la boda, señar el servicio, pagar el total del servicio.


SALÓN: Ir a ver el salón 1, ir a ver el salón 2, ir a ver el salón 3, decidir un salón, acordar fecha, acordar presupuesto, enviar primer pago, llevar cotillón y decoración al salón, cancelar el pago total.

Seguí armando esa lista y a cada ítem ponele una fecha límite.


Ordenando y delegando

Seguramente te está agarrando un pequeño ataque de nervios al ver que tu cronograma va a estar a punto de estallar con todas las cosas que tenés que hacer. Pero recordemos algo: ¡no estás sola en esto! Tenés un futuro marido, una familia y un set de amistades que seguramente puedan ayudarte en algo. Teniendo en mente la lista de tareas y de fechas límites vas a saber qué cosas podés delegar y a quiénes, y qué cosas tenés que hacer sí o sí vos. Una vez que sepas todo lo que vas a delegar, comunicáselo instantáneamente a los nuevos responsables de esas tareas. Y el resto de las cosas, sumalas, ahora sí, a tu cronograma. Mientras las vas sumando, fijate si podés ser flexible con las fechas límite o no, buscando que tu vida cotidiana no se vea entorpecida por la organización de tu boda.


¿Y ahora qué?

¡Ya tenés todo super organizado! Ahora es importante que, por un lado, no pierdas de vista el cronograma de tu boda en ningún momento. Siempre tenés que tenerlo presente para no olvidarte de nada. Y, por otro lado, ¡no dejes de hacerle caso! Acordate: “engañar” al cronograma no es una opción si querés que tu casamiento sea un éxito.